Menu

Noticia de E.Pascual publicada en larioja.com 08-03-2021

«El calzado sería distinto con más mujeres al frente»


Silvia Hernández
DIRECTORA GENERAL DE CALZADOS PITILLOS

Silvia Hernández, en las instalaciones del Grupo Pitillos, en la zona industrial de Planarresano en Arnedo.

«NADIE ME HA REGALADO NADA. ME LO HE GANADOPOCO A POCO»

Fue elegida en 2017 una de las 100 Mujeres Líderes del país

En 1981 nacía en Arnedo Calzados Pitillos. También Silvia Hernández. Hija de su fundador, Juan Antonio Hernández, ha crecido a la par que el grupo hasta convertirse en su directora general y, en el 2017, ser nominada como una de las 100 Mujeres Líderes en España según MujeresyCia. «Nadie me ha regalado nada. Me lo he tenido que ir ganando poco a poco, de lo que me siento orgullosa -asiente-. He pasado por diferentes departamentos hasta llegar al que más me gusta, marketing», explica.

Sus primeros recuerdos le llevan a cenas de trabajo en casa. De su padre recibió también la pasión por el calzado. Se formó en Marketing y Dirección y Gestión de Empresas para sentirse preparada y formar parte de la firma. Desde el lema 'Pies reales para mujeres reales', y con la comodidad como ADN de Pitillos, Silvia tiene en el contacto directo una de sus huellas. «Como mujer, como empresa que hacemos zapatos para mujer, me gusta recibir información de primera mano. Nos han llegado a decir que gracias a nuestros zapatos pueden caminar. Azafatas, profesoras, mujeres que pasan mucho tiempo de pie... nos transmiten que sus días son más llevaderos», sonríe.

Para Silvia, ser líder se fundamenta en tener los pies en el suelo, luchar en el día a día, estar activa, organizar y aprovechar el tiempo, compaginar su vida con la empresa y ser feliz en lo que hace, algo que insufló su madre.

En el sector del calzado, el suyo es de los escasos nombres en femenino al frente. «Mi cuñada y yo somos de las poquitas mujeres en el sector. Pero estamos muy orgullosas y nos tratan fenomenal», afirma recordando con una sonrisa cómo toda la industria arnedana aparcó la competitividad y se unió hace un año para fabricar material sanitario en el primer duro momento de la pandemia.

Con todo, con más mujeres al frente, el sector ganaría «la sensibilidad especial que tenemos». «Cada mujer es única y tenemos mucho que aportar a la sociedad. Muchas cosas serían diferentes si hubiese más mujeres en puestos de decisión», cavila. Para labrar ese camino, recomienda el libro que lee a su hija todas las noches, 'Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes', que muestra a mujeres protagonistas a lo largo de la historia pero desconocidas.

Otro valor transmitido es la puesta en marcha hace ahora un año de la Fundación Francisca Bretón, que con el nombre de su madre atiende a mayores y niños con trastornos cognitivos. «Mi madre siempre ayudaba a los demás. Muchas familias están consiguiendo grandes logros con los talleres», asiente orgullosa.